Metales

Marcado y grabado de metales con láser: Aluminio, acero, acero inoxidable y muchos más

laser engraving control panel

El uso del láser para el marcado y grabado de metales está muy extendido, dados los resultados perfectos que se obtienen. Las grabadoras láser para metal no solo son capaces de marcar con precisión, rapidez y gran legibilidad metales blandos, como el aluminio y aluminio anodizado, sino también grabar acero o aleaciones de gran dureza. La capacidad de efectuar marcas resistentes a la corrosión en ciertos metales (por ejemplo en aleaciones de metal, plata o placas de bronce) mediante el proceso de recocido o annealing, que no daña la estructura superficial del metal, ofrece un sinfín de ventajas, especialmente en sectores como la tecnología médica o la industria de la automoción.

Contacte con nosotros


Tipos de metal aptos para el marcado láser

Tipos de metal aptos para el marcado láser

  • Acero inoxidable
  • Metales endurecidos
  • Aleaciones de acero
  • Aceros de alta velocidad
  • Aluminio
  • Aluminio anodizado
  • Titanio
  • Aleaciones de titanio
  • Metales duros
  • Latón
  • Cobre
  • Metales preciosos
  • Metales recubiertos
anti friction bearing laser marking

¿Por qué usar láser para marcar o grabar de metales?

Marcar metal de forma permanente y sin contacto:

  • El marcado de metal con láser es un modo limpio y muy preciso de procesar los metales.
  • Como el láser permite obtener una enorme resolución y calidad de imagen, los marcados y grabados con láser se usan desde para decorar joyas y relojes, hasta para poner números de serie o códigos en piezas de motores y máquinas, tornillos, placas o chapas industriales.
  • El láser marca o graba el metal a través de un proceso sin contacto que no requiere pretratamiento ni postratamiento.
  • Las marcas creadas por el recocido o annealing son permanentes, resistentes al ácido, a los productos químicos y a la corrosión, y además no dañan la superficie del metal, motivo por el cual se usan para marcar instrumental médico, entre otras piezas muy delicadas.

¿Quiere más información sobre las máquinas láser de Trotec?

¿Quiere más información sobre las máquinas láser de Trotec?

Nuestros expertos y técnicos estarán encantados de responder a sus preguntas, así como de recomendarle el sistema más adecuado a su aplicación o negocio. No dude en contactar con nosotros para ver nuestras máquinas láser en directo y hacer pruebas.

Contacte con nosotros


Ejemplos de grabado láser en metal

Algunos de los usos más extendidos del marcado láser de metales son el marcaje de productos para su trazabilidad a través de códigos, así como el logotipos. El grabado y marcado láser se usan mucho en las empresas dedicadas a la electricidad y electrónica, a la fabricación de utensilios médicos y quirúrgicos, a la fabricación de herramientas y utillaje, al procesamiento de placas de metal, regalos publicitarios o merchandising y la joyería y relojería, así como en la industria de la automoción.

Tipos de aplicación

  • Rotulación de productos como medida antifalsificación
  • Rótulos funcionales con información sobre el producto como tamaño, diámetro...
  • Información acerca de la fabricación, como la fecha de fabricación, número de lote, número de serie, etc.
  • Códigos de trazabilidad
  • Códigos Data Matrix para asegurar la calidad
  • Personalización de artículos publicitarios y de regalo fabricados en metal
  • Placas y chapas identificativas

Un poco de inspiración


Trotec recomienda

Métodos de marcado con láser sobre metales

Recocido o anneling

La marca que deja el proceso de recocido o annealing sobre acero inoxidable y otros metales no se nota al tacto. Durante el proceso de recocido no se elimina material, es decir, no hay ablación. Lo que se produce es un cambio de color por el calentamiento del metal. El acero inoxidable, por ejemplo, cambia de color cuando alcanza temperaturas de entre 200 y 300 °C. Según la temperatura, podrán obtenerse colores diferentes. También puede aplicarse el recocido en cualquier aleación que contenga hierro.
Para recocer el metal, es importante conseguir que solo se caliente (no vaporizarlo), para lo que hay que reducir la densidad de energía del impacto del láser sobre el acero. La mejor manera de hacerlo es desenfocar para aumentar el tamaño del punto o rayo láser. Así se aplicará la misma energía sobre una superficie mucho más grande, reduciéndose su intensidad. Calentar el metal tarda tiempo; por lo tanto, deberán usarse velocidades lentas de marcado.

Grabado

El grabado deja una marca sensible al tacto sobre el acero inoxidable y otros metales y origina una ablación del material en los objetos de acero. El material se evapora, cambiando su color. El láser, a potencias elevadas, evapora materials como el acero, el titanio y otros metales.
Para conseguir la ablación, hay que emplear potencias altas y velocidad de marcado de lenta a media. Cuanto menor sea la frecuencia, mayor será la energía de pulso posible. Eso significa que deberá elegirse la menor frecuencia posible para el grabado. El color marrón que queda a causa del metal quemado puede limpiarse aplicando un pulido con láser posterior.

Pulido

El pulido deja una marca blanca sobre el acero inoxidable y otros metales. Puede considerarse como una forma “más suave” de grabado. La potencia del láser debe ser relativamente baja, lo que significa que se evaporará menor cantidad de material. El resultado es una ablación reducida en materiales como el acero y una marca de tono más vivo.
En cuanto a los parámetros, el pulido se realiza a menor potencia y mayor velocidad, lo que significa menos energía por distancia y frecuencias más altas, de forma que se emplea menos energía de pulso. El pulido no solo es posible sobre acero sino sobre todos los metales.